jueves, 19 de mayo de 2022

Cóbrenme impuestos, por favor

A veces, no de ahora de la pandemia sino ya de antes, tengo la impresión de que soy el único español al que le van bien las cosas. Sé que no es verdad pero a veces me sorprenden quejas de las situaciones de personas trabajando razonablemente, con comida, casa e incluso vacaciones con movimiento. En la situación actual de pandemia, por sector y formación no paré de trabajar y sobre todo de cobrar mi nómina. Como sé que no todos están en la misma situación y que hay muchas personas con problemas para unos mínimos vitales, humanos y ciudadanos, creo que nos deberían pedir un esfuerzo a los que nos va bien. No es una opinión puntual, sino decir que el criterio es ese, aportar en función de nuestras posibilidades.

Y lo quiero hacer mediante impuestos, que me cobre el estado y luego redistribuya. Odio tener que hacer yo eso de “ayudar a quien más lo necesita”, de hecho odio profundamente esa retórica de a quien más lo necesita, y la de los  más vulnerables. En vez de arreglar problemas, el neoliberalismo con cierto conservadurismo nos está llevando para atrás, a la caridad en blanco y negro aunque con colores. ¿Solo hay que ayudar a quién más lo necesita o al que lo necesita para unos mínimos? Si no, dejamos a mucha gente fuera. Unos mínimos que seguro ya están establecidos en un montón de leyes y tratados de todo tipo que habremos promulgado o firmado con variadas letras y bolis de colores. Habrá quien pensará que prefiere hacerlo él personalmente y dar el dinero como le plazca. Yo no lo creo. ¿Qué sabré yo de las rentas de la gente y sus necesidades? Sin hablar de aquel concepto de economía de escala, que será mejor una escuela con profesoras que ir yo regalando un tomo de la enciclopedia a quien vaya viendo.

martes, 17 de mayo de 2022

Tan importante son las TIC…

… que las sectoriales de informática de CCOO y UGT llevan realizando movilizaciones por lo bajo (escritos, redes, concentraciones delante de la patronal) desde hace ya varios años para reclamar mejoras en el convenio del sector y están informando a los grupos parlamentarios y a quién quiera escucharlos que el convenio estatal del sector de Tecnologías de la Información está vencido desde el fin de año de 2019. Es decir, casi 2 años y medio con el convenio en ultraactividad.

Todos estamos de acuerdo en la importancia de la tecnología y concretamente de la informática y la digitalización y todo eso que les va a venir a la cabeza y de lo que se acuerdan cuando se cuelga. Cuando no por una cosa es por la otra, son ese tipo de afirmaciones que pueblan los discursos que le salen de carrerilla a cualquier político, y más estos últimos meses sobre puesta al día y ayudas europeas para poner a nuestras empresas y sectores productivos sino en la vanguardia por lo menos al día.

Pero ahí está la Asociación Española de Empresas de Consultoría (AEC), la patronal del sector bloqueando la negociación del convenio, un convenio con tal necesidad de actualización que tienen varios niveles profesionales por debajo del Salario Mínimo Interprofesional. En vez de ello la AEC tiene propuestas como trabajar gratis los sábados o ampliar la jornada máxima efectiva hasta las 12 horas diarias sin ningún tipo de compensación adicional. Y luego si eso ya otro día quedarán para hablar de planes de igualdad y conciliación.

Machismo de facto

Nadie justificaría ahora mismo una diferencia política entre hombres y mujeres basados en la biología o buscando apariencia de razonamientos científicos o legales. Ni siquiera organizaciones claramente machistas como las religiosas querrían llevar estos planteamientos al funcionamiento general de la sociedad. Decir nadie o que no lo llevarían a nuestra sociedad es demasiado tajante, porque siempre hay gente para todo, pero sí que podemos acordar que quién lo hiciera no estaría ahora mismo con el signo de los tiempos y se vería como extemporáneo, pintoresco o fuera de lugar cuanto menos.

Así mismo, me parece que podemos acordar que en nuestra sociedad sigue habiendo machismo por más que las leyes y otros acuerdos digan otra cosa. En salarios, paro, separación por trabajos, cosas fácilmente medibles. Aun cuando las cosas han mejorado en las últimas décadas, y más que mejorarán espero.

Me queda grande el tema de oficios y estudios De la separación por sexos entre carreras por ejemplo, no entraré porque además he oído alguna tontería al respecto, que no soy capaz de encontrar, hay menos mujeres en las llamadas STEAM. Donde no tiene nada que ver la situación es por ejemplo entre Medicina y las ingenierías. Lo dejo para otro día, especialmente porque parece que con las matemáticas todo el mundo se atreve.

Prostitución. Cultura en el TNC

Teatro documental de una realidad compleja.

Aquí no hace falta explicar qué es la prostitución, por lo menos en sus definiciones básicas. Tampoco que es el teatro, aunque podamos reconocer que algunos tampoco sabemos tanto ni de una cosa y de otra, de lo que realmente es y de lo que implica.

Asistí el pasado sábado 11 de diciembre a la representación de Prostitución en el Teatre Nacional de Catalunya. Brillante y emotivo ejercicio documental sobre las vivencias y opiniones de las prostitutas. Para una persona a la que le gustan las entrevistas largas y los documentales, un diez a la obra. Por hacernos ir al teatro, otro diez. Se nos presentaron diversidad de puntos de vista y vivencias. Salvo una de las vivencias sobre la prostitución masculina, “los personajes” eran mujeres muy diversas, aunque el peso de la pobreza y la inmigración es evidente. Cualquiera que asista a la representación valorará esa diversidad de personajes y sobre todo de puntos de vista.

lunes, 16 de mayo de 2022

El Papa de Roma no cree en dios

No sé cuántos años llevamos ya con el tema de los abusos sexuales y pederastia de la iglesia católica, tanto en sí misma como en asociaciones, entes y organizaciones vinculadas a ella. Sin ir más lejos en sus colegios, que tiene delito que aún a estas alturas haya colegios religiosos por no sé qué valores a propagar. Y clases de religión en colegios públicos porque por lo visto no deben tener locales para que sus catequistas expliquen sus ideas.

Estos abusos no son denuncias puntuales. En algunos casos son condenas, en otros han sido reconocidas por los acusados e incluso la iglesia. Son un conglomerado de denuncias, prácticas y encubrimientos muy importante y difícil de digerir por el monopolio del bien y por cualquiera. No se piensen que vuelvo a cargar aquí otra vez contra la religión y contra el catolicismo por obsesión personal o por caricatura de izquierdista o progre. No, de hecho valoro mucho a la gente que cree y actúa en consecuencia, otra cosa es qué es ser católico: ¿la religión de carácter igualitario de un Jesús que ejecutado de la peor manera según la legislación vigente o el la de la tradición de poder púrpura, grandes edificaciones y preocupación extrema por el pacatismo sexual? Me parecen muy divertidas las derechas nacionalistas europeas con su vinculación a no sé qué tradiciones cristianas, para luego ser sólo católicos de cintura para arriba y como por allí arriba llevan la cartera, su nacionalismo económico es de cintura para abajo y piernas para que os quiero para sacar el dinero fuera. Así se complementan.

domingo, 15 de mayo de 2022

¿Una Lega Anticolau?

Hace días que no se habla tanto de Salvini y su Lega, y parece que la representación de la derecha extrema italiana por él representada está aminorando o siendo embridada. No lo sé, pero este de la Lega es un fenómeno bastante interesante y que como mirón en Cataluña me ha ido dando algunas posibilidades de comparación, reflexión y jugueteo.

En su momento lo que ahora es la Lega nació como un partido solo para el rico norte de Italia. Se inventó, como todos una nación, e incluso llegó a jugar a la independencia y los referéndums un rato. De hecho, tenía un lenguaje y unos posicionamientos despectivos con respecto al sur de Italia que pasaban en lo más moderado por mantener que el sur, empezando en Roma, les robaba. Pero entre unas cosas y otras, alianzas con Berlusconi y otros herederos del fascismo italiano, ha llegado a ser una fuerza para toda Italia, y quitando el norte de su nombre para pasar a ser la Lega con sucursal al sur, al final es una Lega para todos.

Un partido que nos han ido caracterizando como la extrema derecha italiana, no solo de su norte sino de toda Italia. Eso sí, una derecha puesta al día, pero con esos discursos y hechos antieuropeos, antiinmigración, nacionalismo, chovinismo,… los problemas nos vienen de fuera… de fuera de Italia. Especialmente crudas fueron sus acciones con los naufragios que le llegaban desde el cercano norte de África.

Volver a la política en persona

El pasado miércoles 27 de octubre nos volvimos a reunir los de Esquerra Unida de la ciudad de Barcelona, se mire como se mire una gran noticia en lo personal y lo político o en lo político y lo personal. Sí, una organización humilde y modesta y difícil de seguir sus vericuetos incluso para los muy cafeteros de Debate Callejero. Soy consciente, pero los de la política clásica somos así, nos gusta acumular la experiencia con sus errores para encarar presente y futuro y no tirar al niño con la palangana.

Una parte de las vicisitudes que hicieron que no nos reuniéramos fue el robo y congelación de EUiA, entonces IU en Catalunya, por parte de un minoría pero muy bien situada. Ya expliqué en aquel momento que supuraba bilis de impotencia y que al final, al no haber más reuniones mientras se tomaban decisiones contra nosotros, los militantes, por parte de la dirección vinculada a ERC, me hizo devolver los recibos con mucha tristeza. Así estaban las cosas cuando retomábamos la presencia organizativa y política de Izquierda Unida en Catalunya con la refundación de EUCat, que nos vino la pandemia encima.