sábado, 30 de enero de 2021

So pena de una ingratitud social

 En cualquier otro español o transeúnte que andase por el país con problemas judiciales o fiscales nos sería difícil sustraernos al “algo habrá hecho”, pero que nos digan que el rey (emérito), Juan Carlos I, pagó 678.393 euros a Hacienda para evitar una causa judicial, y que los que hace unos meses se tomaron un rato en agosto para defenderlo en nombre de los servicios pasados y de la presunción de inocencia, no se hayan tomado la molestia de comentar ahora alguna cosa, me hace confirmar que nos toman por imbéciles “a los ciudadanos españoles de todo origen, ideología o condición”.

Sí, esos que están a todo, que no fallan, como un Alfonso Guerra, un Rodolfo Martín Villa, una Esperanza Aguirre, un Celestino Corbacho, un Jaime Ignacio del Burgo, un Juan Pablo Fusi, una Carmen Iglesias, un Emilio Lamo de Espinosa, un Jaime Mayor Oreja y su primo Marcelino Oreja, una Ana Pastor, un Josep Piqué, un Eduardo Serra, un Francisco Wert, un Francisco Vázquez, un José Rodríguez de la Borbolla y, como no, un Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que hicieron un manifiesto para defender la tarea del rey durante todos estos años y que, si algo había hecho, lo deberían dilucidar los jueces: “Las numerosas informaciones que aparecen estos días sobre determinadas actividades del Rey Juan Carlos I han excitado una proliferación de condenas sin el debido respeto a la presunción de inocencia. Si sus acciones pudieran ser merecedoras de reprobación lo decidirán los tribunales de justicia”.

En la misma noticia de El País, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha acusado también este martes en una entrevista con Europa Press a los que ya están haciendo “juicios de culpabilidad” del rey emérito y no respetan la presunción de inocencia de cuestionar los “pilares básicos del Estado de Derecho y de “cualquier Estado democrático”. Eso estaría muy bien, pero yo también tengo que un pilar del Estado de Derecho es que todos, desde ciudadanos a mandatarios, estamos sometidos a la ley, y tenemos claro que no es así, y que si finalmente el rey JCI es juzgado, lo será solo desde su abdicación, y parece que como en otros casos históricos, sólo por temas fiscales colaterales.

domingo, 20 de diciembre de 2020

Felipe González no falla ni fallará

Hoy vuelvo a Debate Callejero con un texto atemporal, eterno hacia atrás y hacia adelante. Otra vez Felipe González con su crítica política actual y del presente, aunque como siempre no en sentido no ya socialista, sino con un mínimo de sentido social. El mismo Felipe González que sale siempre a la palestra pública con su legítima crítica, pero siempre desde un prisma claramente nacionalista. O eso es lo que trasciende y me llega.

Quizás no es extraño, si el mismo Enric Juliana no recuerda mal que poco después de la victoria del PSOE en 1982, el diario The New York Times glosó a los «jóvenes nacionalistas que se han hecho cargo de España…», no sé qué entendían sus votantes por eso.

Sigo con lo que dice Juan Carlos Merino en La Vanguardia del 27/11/2020 con Los recados de González. Plantea una crítica a los presupuestos ¿Es una crítica a en qué se invierte o gasta el dinero de todos los españoles? No, es simplemente una crítica a los aliados como ERC, Bildu y Pablo Iglesias que no son interlocutores válidos por que no quieren la cohesión y la solidaridad entre españoles, y eso no es socialista. No como cuando él pactaba con la derecha convergente o hacía reformas laborales para “flexibilizar el mercado laboral”, eso era claramente por la cohesión y la solidaridad entre españoles.

jueves, 10 de diciembre de 2020

Octavi Pellissa

Estaba dando vueltas a qué escribir en esta entrega y estaba decantándome por volver a las elecciones de Estados Unidos, para criticarlos y decir algo así como que les vuelve el Karma, y si no volver a los asuntos de los últimos tiempos: proceso, pandemia..., pero creo que todos necesitamos un descanso, y se lo voy a dar. 


De tanto en tanto pienso en hablarles de Octavi Pellissa, militante del PSUC y de otras tantas causas. Es un personaje sobre el que no hay mucho escrito, de hecho hoy les recupero un artículo que escribí sobre un acto de presentación (20/11/2008) de sus diarios “Apunts sobre la Clandestinitat. Diari 1975-1992” cuando en internet (y fuera) no se encontraban muchas cosas, salvo los artículos y las entrevistas a Josep Torrell. 


Un día estuve en la biblioteca buscando en biografias y autobiografias de final del franquismo y de la transición y en los personajes en Catalunya hay muchas referencias a él, pero no hay por ejemplo una biografía o más conocimientos sobre lo que podría representar. Cuando fui a este acto no sabía mucho de él y ahora mi interés sigue ahí, y poco a poco a ver si lo colmo, y creo que la vía es lo que haya hecho por Josep Torrell e ir buscando en las vidas de otros que acabaron pintando más. 


Interés por mi parte en los que nos han precedido, vinculación al PSUC, a ciertas ideas, exilio a la RDA y critica a todo eso sin perder ciertas ideas y ganas de hacer cosas. 


martes, 8 de diciembre de 2020

El bien y el mal: una del oeste

 Hará unos tres años vimos en familia en un CaixaForum a reventar de criaturas de la edad de mi hijo “Indiana Jones. En busca del arca perdida”, entonces él tenía 7 años. Flipamos toda la familia, por la película en sí, ¿quién no se deja llevar por una película de aventuras? y por el ambiente de disfrute colectivo infantil y familiar, porque es una situación que en los últimos lustros se ha hecho rara, la de ver una película en un cine con muchos espectadores y con ganas de pasarlo bien y demostrarlo. Demostrarlo como niños.

Película de aventuras a tutiplén: buenos y malos, suertes y desgracias, amores y justicia final. Lo del amor lo dejo para otro día, porque los amores de un rato no son amores. Mira, mira Senyoret U., los nazis son los malos. Y bueno yo daba por supuesto que mi hijo sabía quienes eran los nazis, ¡pues claro que no!. Ahora lo sabe por la explicación iniciada esos días, aunque no es fácil explicarle eso a un niño sin películas previas, y ahora sabe eso y en poco que la segunda guerra mundial la ganó la URSS. ¿Y qué es la URSS?


lunes, 2 de noviembre de 2020

Devolviendo un recibo con tristeza

En estos últimos 20 años, he visto compañeros llenos de certezas irse a casa, a ICV, a Podemos y más allá. Incluso con los que se han ido al PSC he mantenido siempre la compostura, si se sube uno al caballo siempre se puede caer uno de él. Casi no les reprocho y, en muchos casos, lo entiendo, quizás con alguno, por todo lo que decía hace unos años, he respirado muy, pero que muy profundo, por lo que decía y por como lo decía. Es mejor no criticar demasiado o no hacerlo de formas poco elegantes, en cualquier caso.

Después de estos 20 años, hoy miércoles devolveré mi recibo trimestral de EUiA (lo que fué IU en Cataluña). Simplemente. Parecería que estas cosas de darse de baja y cambiar de camino requerían toda una liturgia, unos gestos e incluso unas músicas, pero no. Casi no quedan allí compañeros de los que me importen, la mayoría o se han ido a casa o nos hemos ido a EUCat, otra vez montando IU en Cataluña, otra maldita vez cuando más estábamos sumando con otros. Una minoría nos ha robado una organización a una mayoría.

Después de la bilis de ver como Comunistes y Nuet secuestraron la decisión de mi organización y contra todos los acuerdos anteriores se pasaron a ERC pero quedándose, me tengo que ir yo. Entiendo los debates y perderlos, pero robarme la posibilidad de ese debate no lo perdono. Eso sí les reconozco la guasa de hacerlo todo en nombre del “defender el derecho a decidir”, pero dentro de EUiA lo que diga una camarilla purgando y expulsando personas y debates.

domingo, 1 de noviembre de 2020

Ceci n’est pas un catalaniste

 Banda Sonora del Artículo

Un votante catalán desconectado de Catalunya y una tradición política. 

Con lo del “català emprenyat” y la desconexión de los catalanes se acertó bastante hay que reconocerlo. No sé si fue Pasqual Maragall, José Montilla o Enric Juliana o todos a la vez como un intelectual colectivo. Una descripción muy buena de la reacción Cataluña versus España. ¿Y ahora qué? Por que yo ya llevo tiempo que también he empezado desconectar de Cataluña y soy legalmente y a todos los efectos ciudadano de Cataluña; punto. No voy a hablar de los otros ni ser portavoz de los otros, hablo de mí y voy a poner a un lado cierta prudencia política que creo que acostumbro a tener. Si el procesismo, esa variante del catalanismo está desatada yo no tengo porque amarrarme. 


Vengo, o me inserto en una tradición en Cataluña determinada, la de es catalán quien trabaja y vive en Catalunya, la de “un sol poble”, la de partido “nacional i de classe”, la de inserción en cierto catalanismo y sus símbolos decimonónicos y renacentistas, … pero lo siento me siento cansado y me aparto. No me va el rollo ni el sacrificio que me comporta, me desvinculo del pacto que sentía que me obligaba. No me siento catalanista y me da igual si me consideran catalán o no a efectos nacionales. Me da igual, para ellos la perra gorda, ahora mi voto seguirá contando en Catalunya. Mi sentimiento es claramente español. Mi idioma es el castellano y tengo claras mis selecciones, mis historias y los sentimientos vinculados a ellas.

sábado, 3 de octubre de 2020

La mentirijilla como arma en la batalla del motor de Barcelona

 Hace unos años, me sorprendió que el cura del funeral de mi tío dijese que mis abuelos habían decidido incorporarlo al nacer a la santa madre iglesia mediante el sacramento del bautismo y esas cosas. Me pareció que al cura le iba bien para hilvanar su discurso y alguna cosa más, y aunque podría decir que no era verdad me tenía que callar. ¿En los años 40 podrían mis abuelos haber decidido otra cosa? Mi abuelo el que estuvo en un batallón de trabajadores después de haber perdido la guerra.


Y he vuelto a pensar últimamente con los artículos de los temas de moda en los medios y debates: ocupaciones de viviendas, la defensa de la monarquía y los cambios en el urbanismo y la movilidad en ciudades como Barcelona. Muchas veces entroncando con las “fake news” y desde medios serios y publicados en papel. 


No sé si les está llegando y de qué manera los “debates” en torno a los cambios en la movilidad en la ciudad de Barcelona. Lo que parece una necesidad de salud y de sostenibilidad: volver a darle al peatón más espacio en nuestras ciudades y por consiguiente ir quitando el espacio a motor está desatando todo tipo de noticias, artículos y opiniones contra el gobierno de la ciudad de Barcelona.