lunes, 31 de enero de 2011

La radical Vanguardia se desmelena moderadamente.


Llevo tiempo aguantándome pero no puedo dejar de comentar lo que van escribiendo así como quien no quiere la cosa algunos de los más reputados, siempre merece la pena insistir, columnistas de La Vanguardia, la liberal. Poquito a poco nos las van colando.

Radicales, moderados y laxos religiosos.
Un día con el asesinato de un político Paquistaní, Salman Tasir , tildado en la información del diario en papel, como moderado. Tal es la forma de discriminar entre 2 tipos de políticos en "los países de raíces islámicas". Hay islamistas radicales y moderados, pero hete aquí que al leer la noticia el asesinado era un político que podríamos calificar de laico, liberal o simplemente partidario de separar la iglesia del estado. Quizás de esos que Benedicto y otros llaman furibundos laicistas. Y en una lectura atenta uno se entera de que nuestro aliado, Paquistán, tiene la ley anti-blasfemia (islámica) más dura de esos países.

A ver qué día se atreve La Vanguardia a hablar de Duran i Lleida como catolicista moderado, en contraposición a los católicos radicales Francisco Franco y Primo de Rivera. A Berlusconi habría que calificarlo de cristiano laxo y a Rouco está por ver dónde lo acabamos poniendo.
En la misma línea de recuperadores de las raíces cristianas de Europa, Pilar Rahola no se corta y data el inicio de la modernidad en las tablas de Moisés. ¿Por qué esperar a la imprenta y los ilustrados? Dónde esté una escarpa que se aparten lo tipógrafos. Mejor La Biblia que La Enciclopedia. Y todo por cargar contra ICV-EUiA y el nudismo.

Por un sindicalismo liberal.
El pacto de las pensiones me ha molestado sobremanera, pero uno se enternece con las direcciones sindicales leyendo a economistas como Pedro Nueno, que en el último mes ha aprovechado sus columnas para hacer reforma sindical. Un día se arranca y dice que los sindicatos no deberían vociferar como vio el otro día en la tele, sino argumentar. Supongo que a él no le llegan las revistas sindicales, dónde hasta el jueves se argumentaba contra la jubilación a los 67 años y es posible que no lea ninguna exposición razonable en su periódico desde la CCOO. Estaría bien dedicar las páginas religiosas de la liberal La Vanguardia a información sindical, sería más razonable en vez de ver escrito que una monja dice que se curó de Parkinson rezando al anterior jefe de Estado Vaticano.
Pero otro día va y nos descubre que su modelo sindical es el chino, donde los dirigentes sindicales son doctorados en Harvard. A más de un líder sindical un tal Franco le cortó sus ganas de estudio, en otros casos fue la económica, pero el igual ni se enteró.

Demócratas de toda la vida.
Y bueno habría que enmarcar que un español como Xavier Batalla pueda escribir " Desde entonces, Oriente Medio ha sido la gran excepción en la política exterior de Estados Unidos, que históricamente se ha declarado a favor de las reformas democráticas ." Todo el mundo recuerda como apoyo a la democracia los acuerdos de los 50 entre los USA y España, o el activo papel en defensa de las instituciones parlamentarias del gobierno de Washington durante el 23-F. Sin tener en cuenta toda Latinoamérica, ya saben del destaco papel en la zona apoyando al gobierno que tocaba en Chile, Guatemala, Nicaragua,... hasta el año pasado incluso en Honduras estuvo claro su papel.
No dejó de tener gracia en la última visita del gobierno chino a ver a Obama que se destacase la vez la queja de éste por la falta de defensa de los derechos humanos en China con una foto de Kissinger con Hu Jintao.

2 comentarios:

Cristian dijo...

...i tot plegat només acaba de començar. Algú s'ha parat a pensar com tornarem tot aquest deute que estem contraient al 5%. Patadon p'arriba i marica l'últim. Demà mateix m'apunto a classes d'alemany.

Señor G dijo...

Te n'has adonat.... bé, no els hi pensem tornar els diners als alemanys, si volen que es quedin els bancs. Bé, això o pujant impostos o entregan als bancs a 5 verges rosses, pàlides i formoses, es decidirà això sí per votació popular.