viernes, 27 de julio de 2018

Eutanasia

Quizás no debería titularlo así, sino “muerte digna”, pero me está empezando a repeler el rebautizo de los conceptos al que últimamente nos estamos acostumbrando. A veces para quitarle carga o para dulcificar las situaciones, a veces para darle un poso cientificista que al contrario que ésta enmascara en vez de iluminar y a veces simplemente para ver si cambiando palabras nos engañamos y nos creemos que cambiamos realidades. Pero no, no es así.La cosa está en que me ha parecido oír o leer, últimamente todo me llega de lejos, que una de las primeras leyes que quiere tirar adelante Pedro Sánchez es sobre la muerte digna, según su nomenclatura, y también me ha parecido que siguiendo los tópicos algún jerarca católico se ha mostrado en contra. Aunque en esta y otras cosas de cómo vivir, ¿a quién realmente le importa lo que diga un jerarca católico?

martes, 24 de julio de 2018

Contra el Triunfo

Creo recordar en alguna noticia la captura de algún capo mafioso del sur de Italia, o de sus islas, escondido de forma miserable en una cueva bajo tierra que más parecía una madriguera que un habitáculo para una persona. Esta misma escena u otra similares las explicaba en alguno de sus libros Roberto Saviano, ya fuese en Gomorra o en Cero, cero, cero. No de forma tan extrema como el caso que yo recordaba, pero sí que en lugares remotos y escondidos y en algunos casos sí que con una serie de lujos materiales más bien tirando a horteras. Pero evidentemente uno no se mete a mafioso con voluntad de sentar cátedra de estética, pero tampoco me imagino que para tener veinte consolas y con sus veinte pantallas de televisión. Pero finalmente a partir de un determinado momento que estos mafiosos estaban en auténticas cárceles de oro, con unas vidas realmente nada envidiables pero con un supuesto poder y muchos recursos en dinero y bienes.Sin llegar a esos extremos, me pregunto por esa gente que gana en un mes lo que yo en mi vida, o que a mí me parece que lo ganan. Llegado a un nivel de ingresos determinados, ¿dónde está el aliciente de ganar más? Quiero decir que llega un momento que los gastos que puedas hacer empiezan a carecer de sentido o que nunca te podrás gastar ese dinero en nada sensato. Quizás todo más grande y más lujoso y más ruidoso y más veloz. Y sobretodo más hortera. Quiero decir que llega un momento que es imposible usar un coche o una casa más o una relación más.


domingo, 22 de julio de 2018

¿Dónde están? No se ven los pisos del SAREB.

Parte del artículo basada en hechos reales.

Se lo podría explicar mi amigo El Oficinista, y recibir las críticas de nuestra amiga común Cruz Guardiño, pero esta vez se lo voy a explicar yo. El edificio donde vivo en Sants, es de 9 pisos, hace 10 años cuando compramos nuestro piso, a todos los efectos nueva construcción, era el momento álgido de la burbuja inmobiliaria justo antes del inicio de esta crisis que se nos ha quedado estable. Así que la venta de pisos se quedó a medias, y sólo pudieron vender 4 de los pisos y el resto se los comieron.
El resto de pisos en estos años ha pasado por todo tipo de vicisitudes: vacíos intentando vender no muy a la baja, plenamente vacíos, alquilados obligados por los pagos a la comunidad hasta que hará ya más de un año sino dos o tres que la constructora quebró. Entremedio el resto de (pequeños) propietarios nos vimos obligados a incluso una derrama solidaria, solidaria con la constructora hasta que se decidió a alquilar.
Una vez en quiebra la constructora pasa a estar bajo control de un administrador concursal, que entiendo que es alguien también del gremio inmobiliario. En esos momento se puse a disposición de recibir ofertas de los pisos en alquiler, pero siempre diciendo que tiene que pedir el acuerdo del SAREB. Así que el administrador concursal empieza a recibir ofertas y a consultar con el SAREB. Por suerte los inquilinos que viven de alquiler consiguen quedarse con sus pisos tras unos tiras y aflojas.

domingo, 27 de mayo de 2018

Directa la alarma de seguridad.

Igual queda muy Jedi y todas esas cosas, pero no hay nada que nos haga hacer más mal que el miedo. Y no el miedo a los poderes, sino precisamente el miedo a los otros, a los diferentes, al bárbaro, del que nos defienden esos poderes. No soy un valiente, y cuando lo he sido, aquella vez, habrá sido por prudencia. Mucho más prudente que valiente, por eso no me gustan las industrias del miedo o por lo menos a miedos que aunque posibles no acabo de ver. Posibles, pero poco probable. Lo siento, no tengo una varita mágica para la inmunidad de los males del mundo, a estas alturas soy más que consciente que ni el socialismo a nivel mundial nos los evitarían todos. Sí que los aminorarían, por lo menos los males más irracionales.Por estas cosas me da por pensar cuando paseo por estos barrios de la Barcelona, cómo cuando vuelvo con la compra desde el mercado de Hostafrancs y veo cada vez más placas de “cierta compañía de seguridad y alarmas”. En varios balcones, ventanas y locales se ve la placa roja con “el agente” de “Alarmas Securitas Direct” en algún caso dice con “con aviso a policía”. Es una auténtica plaga y muy llamativa.

sábado, 26 de mayo de 2018

Cansado

Me reconozco otra vez cansado para escribir, parece que me va pasando esto Cada vez  más a menudo. Quizás sea demasiado trabajo, estoy en un sector en el que se buscan manos, todo sea dicho de paso, manos y cerebros, y el estrés me pase factura. Pero sí, en las consultoras informáticas buscan gente y no la acaban de encontrar, de hecho si “traes a un amigo” y se gustan mutuamente: empresa y trabajador y pasan un periodo de pruebas te bonifican. Cuando digo bonificar te pagan entre 500 a 1500 euros dependiendo de la empresa y el período de prueba. Soy consciente que no es igual en otros sectores, tengo familiares y amigos también, pero desde el mío es más complicado hablar de paro y falta de trabajo. Puedo hablar de otros problemas laborales pero no de la falta de trabajo; quizás sí del llegar cansado, con pocas ganas de pensar por así decirlo. No es un tema de horas de trabajo sino de intensidad.

viernes, 25 de mayo de 2018

Jubilarse para quien lo entienda.

En una no muy lejana excursión a la montaña, a la de Collserola, con un par de familias del colegio del Senyoret_U otro padre me sorprendió cuando me dijo que ya estaba jubilado cuando sólo hacía poco más de un par de años que había pasado la cincuentena. Realmente no estaba jubilado, es una prejubilación de esas, pero para todos nosotros estaba jubilado. La gran multinacional en la que trabajaba le pagaba un sueldo suficiente para vivir y le complementaba para pagar sus cotizaciones a la seguridad social, no sólo a él si no a muchos compañeros. Incluso a los jefes les quitaban competencias para que también aceptasen el trato, era algo generalizado.¿Cómo le puede salir a una empresa rentable pagar un sueldo para que no vayas a trabajar? A pesar de mi capacidad de abstracción no me llega a entrar en la cabeza. No sé envidio la situación, aún me quedan unos años para llegar a jubilarme ni siquiera como é. Me llama la atención en la situación económica actual que pasas de no trabajar nada a trabajar intensamente y demasiado a veces. Por una parte no hay situación intermedia, ni cuando pasas de estudiar al mundo laboral ni luego cuando te jubilas: de nada a mil y luego otra vez a la nada. Y por otra parte, aunque no es mi caso, se pasa de periodos de paro forzoso a periodos de trabajo largo e intenso, en algunos casos parece una bulimia laboral.
No lo acabo de entender, como que haya tantas cosas por hacer para satisfacer necesidades básicas de todos y gente parada. Si me lo explican lo entiendo, si no se paga por ellas nadie las hará, y ahí también pienso que las izquierdas debemos volver a temas que han sido tan importantes para nosotros como los salarios indirectos. No es un objetivo económico satisfacerlas.

jueves, 24 de mayo de 2018

El deseo de cumplir las leyes.

La ley del embudo en Argentina es la más guapa con el más boludo, por eso a una amiga argentina le sorprendía que yo me quejase de eso con mi mujer, esa es otra historia. En cualquier caso me irritan mucho las dobles varas de medir, la ley del embudo española. Mi padre ya me lo decía, si el que bebía era un campesino iba borracho y decían que estaba pesado y si era un señorito iba achispado y estaba muy gracioso; con lo que parece que la ley del embudo era y es la ley. Y eso que tanto mi padre como yo aunque en la izquierda rotunda somos de normas, para convivir todos y nos las creemos.
Como ejemplo la reacción desde Ciudadanos sobre los manteros por el caso de la muerte por infarto de uno de ellos, Mmame Mbaye cuando huía en Madrid de la policía, aunque no me ha quedado claro de qué policía era, si la Policía Nacional, o como era habitual en Barcelona huía de la Guardia Urbana. Ciudadanos se niega a despenalizar el ‘top manta’ y pide a Podemos que respete la propiedad intelectual, leído así puede parecer que Podemos quiere legalizar el top manta, pero no, simplemente pide “que la venta ilegal en el ‘top manta’ se castigue con una multa administrativa en vez de con penas de prisión”, además en la noticia Albert Rivera incluía una frase muy interesante en la que decía “que si la formación liderada por Pablo Iglesias “quiere convertirse en el sindicato defensor” de quienes “incumplen la ley”, Ciudadanos será “el partido que defienda la legalidad democrática, la propiedad privada de los ciudadanos y la convivencia en los barrios””.